CÓMO APROVECHAR LOS POSOS DEL CAFÉ USADO

  • julio 6, 2018
  • ¡Me gusta!
como-aprovechar-los-posos-del-cafe-usado

No hay nada como entrar en la cocina por las mañanas y notar el delicioso olor a un buen café. Comenzar el día con un desayuno completo, acompañado de su sabor, es algo no sólo común sino imprescindible para muchos. Y además de activarnos todos los días, puede ayudarnos mucho más en el hogar. Te contamos cómo aprovechar los posos del café usado.

Tras tomar una taza de café y despertar nuestro paladar y nuestra mente, solemos desechar los posos que han quedado al prepararlo. Sin embargo, descubrimos diferentes usos de estos restos, que podremos aprovechar en casa, sacando a este producto mucho más partido.

Cómo aprovechar los posos del café usado.

  1. Limpieza de ollas y sartenes.

    La textura arenosa del café usado y su ligera acidez lo convierte en un magnífico limpiador. Tiene la capacidad de arrastrar la grasa más incrustada de los utensilios de cocina. Mezcla los posos de café con un poco de detergente lavavajillas y procede a su lavado con un estropajo suave.

  2. Eliminar malos olores de los desagües.

    Mezcla los restos de café con agua hirviendo y viértela por las cañerías. Espera al menos 15 minutos antes de usar de nuevo el fregadero, para dejarlo actuar. Con este simple gesto harás desaparecer esos feos olores que a veces salen de las tuberías.

  3. Ambientador en la cocina.

    El frigorífico suele acumular olores que desprenden los alimentos y que pueden resultar desagradables. Podrás eliminarlos colocando dentro de él, en un recipiente, los restos de café usado. Para aromatizar el microondas basta calentar una taza de agua con los posos durante un minuto. También puedes utilizarlo como jabón de manos, en caso de haber manipulado alimentos que dejan en ellas un olor persistente.

  4. Exfoliante natural para la piel.

    Mezcla los posos de café con algún aceite esencial que suelas utilizar y frota suavemente la zona a exfoliar. Lograremos arrastrar impurezas a la vez que hidratamos la piel. Además la cafeína es un excelente tonificante. Puedes repetir una vez a la semana, lo notarás en tu cuerpo y en tu bolsillo.

  5. Anticelulítico.

    El café usado puede convertirse en la alternativa a las caras cremas anticelulíticas. Mezcla media taza de restos de café con dos cucharadas de aceite de oliva. Aplica el resultado sobre la zona a tratar mediante un masaje circular. Para ganar efectividad puedes hacer un tratamiento oclusivo envolviéndola con papel film. Deja actuar durante al menos 20 minutos y enjuaga con agua templada. No debes olvidar hidratar la piel con alguna crema una vez seca.

  6. Abono para las plantas.

    Los posos de café pueden servirte para el cuidado de tus plantas ya que mejoran el suelo dándole esponjosidad y acidez. Sólo es recomendable para plantas que requieren un suelo ácido como rosas, hortensias y azaleas entre otras. Para más seguridad a la hora de utilizar el café como abono, lo mejor es añadirlo al compost, en una proporción de dos cucharadas por maceta.

  7. Repelente de hormigas.

    Utiliza los posos de café para conseguir que tu casa esté libre de hormigas. Basta colocarlo por aquellas zonas recorridas por ellas y en la boca del hormiguero si das con él. Una vez que el olor pierda intensidad renueva los restos de café.

Categorias:
Cocina · Hogar
  • julio 6, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil