CÓMO ASAR PESCADO EN LA PLANCHA SIN QUE SE PEGUE

  • junio 14, 2018
  • ¡Me gusta!
como-asar-pescado-en-la-plancha-sin-que-se-pegue

El pescado es una de las fuentes de proteína más saludable incluidas en la dieta mediterránea. Su cocinado a la plancha está muy recomendado, en una búsqueda del mejor aprovechamiento de sus propiedades. Sin embargo, debido a su delicada carne, es fácil que acabe agarrándose y rompiéndose durante el proceso. Te contamos cómo asar pescado en la plancha sin que se pegue.

Muchas veces, dejamos de incluir el pescado a la plancha en nuestra dieta a causa de la dificultad de su preparación. Es usual que la pieza de pescado se adhiera a la sartén o plancha y acabe perdiendo la piel y rompiéndose. Pero no tenemos que renunciar a este tipo de cocinado más sano y ligero, existen trucos que permiten que nuestro pescado quede entero y en su punto.

Utensilios.

  1. Sartén con mango, parrilla o plancha. Escojamos un utensilio u otro, lo importante es que tenga una buena antiadherencia. Los utensilios estriados dejarán en el alimento esas marcas que adornan tan bien el emplatado, pero no son necesarios para el resultado. Las más recomendables son las de hierro colado vitrificado, aptas para todo tipo de fuentes de calor. Es normal que con el uso su revestimiento vaya perdiendo cualidades, te interesará saber cómo cuidar tus sartenes para que no se peguen.
  2. Espátula. Igualmente, debemos escoger una espátula plana y ancha que nos permita manipular el pescado con comodidad. Es conveniente que el material del que esté hecha sea de silicona o madera, para no dañar la capa antiadherente de la plancha.

Pescado.

  1. Piezas enteras. Si vamos a cocinar un pescado entero, para conseguir el mejor resultado al cocinarlo, es mejor que esté limpio y abierto en dos. Así evitaremos que se queme por fuera mientras queda crudo por dentro. Hay que tener en cuenta que el cocinado a la plancha, requiere que el producto esté pocos minutos sometido al calor.
  2. Filetes. Es aconsejable conservar la piel del pescado aunque lo cocinemos fileteado ya que lo protegerá durante el proceso. Como recomendación a la hora de servir es mejor que estén totalmente libre de espinas.

Cocinado.

  1. Antes de colocar el pescado en la plancha debe estar completamente seco. Ya sea por haber enjuagado la pieza o por tratarse de pescado descongelado, debemos retirar el agua. El exceso de humedad del producto impedirá que quede asado en su punto ya que acabará cociéndose. Podemos dejarlo escurrir en un colador o similar y finalmente ayudarnos con papel absorbente.
  2. Es conveniente hacer varios cortes transversales en la piel del pescado. Al ponerlo al calor ésta tenderá a encogerse arrastrando su carne y deformándolo.
  3. Plancha o sartén muy caliente. Se trata de sellar la parte exterior y dejar jugoso el interior. Para ello el calor debe ser intenso y que el pescado permanezca poco tiempo sobre él.
  4. Untar el pescado de aceite en vez de ponerlo en la sartén. Cubriremos toda la superficie de la pieza de pescado con aceite de oliva ayudándonos con una brocha de cocina. Seguidamente, podemos ponerlo directamente en la plancha seca y caliente. Colocaremos primero la parte de la piel hasta que esté crujiente y daremos la vuelta para sacarlo enseguida.
  5. Papel de horno. Si la plancha o sartén de que disponemos no están en su mejor estado de antiadherencia un buen truco es usar papel de horno. Colocaremos éste sobre la sartén y colocaremos el pescado encima. La resistencia del papel sulfurizado al calor lo protegerá, para que no se pegue ni se rompa.

Y listo para comer pescado de manera sana, ligera y rica.

 

Categorias:
Cocina · Hogar
  • junio 14, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil