CÓMO CUIDAR UNA PLANTA DE ALBAHACA EN CASA

  • junio 12, 2018
  • ¡Me gusta!
como-cuidar-una-planta-de-albahaca-en-casa

La albahaca es una hierba aromática muy utilizada en gastronomía como condimento. Aporta a los platos un sabor refrescante y peculiar que evoca, sobre todo, a la cocina italiana. Para poder tenerla siempre a mano fresca y con todas sus propiedades, te contamos cómo cuidar una planta de albahaca en casa.

Ademas de sus grandes cualidades gastronómicas, la albahaca tiene propiedades muy beneficiosas para la salud, estimula el apetito y favorece la digestión.

Por su popularidad en la cocina de todo el mundo, es fácil encontrarla desecada y envasada en cualquier supermercado. Sin embargo, como aderezo en las comidas, en nada se puede comparar con la albahaca fresca, en cuanto a su aroma y sabor. Aunque no tan habitualmente, también se puede adquirir así fresca, el inconveniente es que una vez cortada de la planta suele estropearse pronto.

La forma de poder disfrutar siempre de esta deliciosa hierba, es cultivarla nosotros mismos ya sea en el jardín o sencillamente en una maceta. A continuación, detallamos los pasos a seguir para sembrar albahaca y cuidar de la planta.

  1. Tiesto.

    En primer lugar elegiremos el lugar donde sembrar, que puede ser una jardinera, semillero o maceta. Esta última debe medir más de 12 cm de diámetro, para que la planta pueda crecer sin dificultad. Es necesario que tengan agujeros de drenaje sin que importe el material del que estén hechos, barro, plástico, etc. Si utilizamos un tiesto ya usado anteriormente, debemos limpiarlo con detergente y jabón y enjuagarlo bien.

  2. Sustrato.

    Es importante para el crecimiento y duración de la planta, que la tierra tenga buen drenaje. El agua no debe quedar estancada, encharcándola. Para ello es mejor optar por un sustrato para semilleros o plantas de interior.

  3. Siembra.

    Llenamos tres cuartas partes de la maceta con el sustrato sin prensarlo, para que la raíz no encuentre oposición para crecer. Humedecemos la tierra sin saturarla demasiado de agua y colocamos sobre ella 1 o 2 semillas. Si vamos a sembrar varias plantas éstas tienen que estar separadas al menos 15 cm. Esparcimos sobre las semillas medio centímetro de sustrato sin aplastarlo. Seguidamente, rociamos con agua hasta que la tierra quede húmeda, manteniéndola siempre así hasta la germinación, en una semana.

  4. Cuidados.

    Debemos ubicar la maceta en una ventana u otro lugar donde reciba la luz del sol durante al menos 6 horas diarias. Si esto no es posible podemos ayudarnos de una lámpara fluorescente de cultivo, aumentando el número de horas. La tierra debe mantenerse siempre húmeda aunque no empapada.

  5. Poda y aprovechamiento.

    Para su mantenimiento debemos ir cortando las flores a medida que salgan junto a las hojas más próximas. Es aconsejable que la planta no sobrepase los 15 cm de altura, para estimular su crecimiento. Cuando vayamos a hacer uso de sus hojas debemos cortar las más grandes de la parte de arriba.

Como truco final, si rociamos con un pulverizador las hojas, obtendremos un agradable aroma en la estancia. Además de esta forma evitaremos la entrada de mosquitos.

Si te interesa conocer recetas que incluyen la albahaca como ingrediente, no dudes en consultar la web de recetas de divinaCocina.

 

Categorias:
Cocina · Hogar
  • junio 12, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil