CÓMO LAVAR LOS TRAPOS DE COCINA

  • abril 25, 2018
  • ¡Me gusta!
como-lavar-los-trapos-de-cocina

Siempre nos preocupamos de que los utensilios y accesorios que utilizamos para cocinar estén en perfecto estado de limpieza y desinfección. Así, no debemos olvidarnos de los elementos textiles. Te contamos cómo lavar los trapos de cocina.

Los trapos de cocina son imprescindibles para secar otros utensilios, la encimera y hasta nuestras manos. También pueden servirnos en ocasiones para limpiar alimentos o cubrirlos, por lo que están en contacto con lo que comemos. Los utilizamos diariamente y sus funciones hacen que acumulen olores, grasa y humedad. Por todo esto, nos interesa mantenerlos siempre limpios y libres de gérmenes.

Escogemos los trapos por sus colores y motivos, ya que suelen estar en sitios visibles y son muy decorativos. Sin embargo, no queremos que su mal aspecto nos afee la cocina.

En primer lugar, al adquirirlos, debemos tener en cuenta el tejido con el que están confeccionados. Debemos elegirlos por la capacidad de absorción de la tela, su resistencia y su fácil lavado. Lo más recomendable es optar por el algodón, también el lino puede ser una buena elección.

Cómo lavar los trapos de cocina.

  1. Cámbialos con frecuencia. Para una mejor higiene en la cocina, es conveniente sustituir pronto los trapos por otro limpio. De esta manera evitaremos la acumulación de gérmenes que puedan contagiar los alimentos. Además, su lavado y mantenimiento será más eficaz si no están demasiado sucios.
  2. Acumula trapos para lavarlos juntos más tarde. No se recomienda mezclarlos con otras prendas en la colada, así que debemos reservar un lavado para ellos en exclusiva. Por ello, hasta que llegue el momento, los que permanezcan sucios deben almacenarse bien secos.
  3. Colócalos en un barreño, en remojo, antes de lavar. Debemos hacerlo para ablandar la suciedad y que luego salga con más facilidad en la lavadora. Si están muy manchados o se han ensuciado en exceso, puedes poner el agua caliente y añadir un chorro de vinagre y bicarbonato. Déjalos al menos dos horas.
  4. Para el mal olor agrega unas gotas de amoniaco al remojo. No te excedas con este producto y ten cuidado al manipularlo.
  5. Mételos en la lavadora. Según su tejido podemos elegir un programa u otro, en relación a temperatura y duración. Las telas naturales como el algodón y el lino resisten temperaturas más elevadas entra 60º y 90º. No se recomienda el uso de suavizante para una mejor desincrustación. Si los tejidos no son muy coloridos puedes añadir un poco de lejía para ropa.
  6. Sécalos muy bien. Antes de guardarlos en su cajón correspondiente asegúrate de que han perdido toda la humedad. De lo contrario adquirirán mal olor y bacterias. Puedes secarlos al aire libre o en secadora.

 

Categorias:
Cocina · Hogar
  • abril 25, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil