LOS BENEFICIOS DE DORMIR LA SIESTA

  • abril 23, 2018
  • ¡Me gusta!
los-beneficios-de-dormir-la-siesta

Echar una cabezadita después de comer es una costumbre que a muchas personas les parece irrenunciable, aunque para otras no está bien vista. Te contamos los beneficios de dormir la siesta.

Es verdad que ciertas personas opinan que hacer la siesta es una perdida de tiempo y una costumbre de vagos. Sin embargo, quizás desconocen que es un hábito saludable y que su práctica puede fomentar una eficiente actividad diaria.

Descubrir los beneficios de una buena siesta es, en todo caso, una opción para los adultos. En el caso de los niños es más que recomendable, ya que ayuda al crecimiento y al aprendizaje.

Lo que si es cierto, es que la siesta debe hacerse correctamente para que sea realmente provechosa. Para ello es necesario seguir una serie de recomendaciones:

  • No sobrepasar los 30 minutos, ya que se trata de un descanso reparador, no de un sustituto del sueño nocturno.
  • Evitar la cama y el pijama, para alejar el peligro de que se alargue demasiado. Además, es bueno diferenciar ese momento de la siesta y el de ir a dormir por la noche.
  • Escoger un lugar cómodo para no forzar posturas poco recomendables y tranquilo para favorecer el sueño.
  • Usar despertador es muy conveniente, aunque el organismo suela regular los horarios a los que le acostumbramos. Siempre puede existir alguna razón, como una mala noche, para pasarnos con la siesta.

Los beneficios de dormir la siesta.

  1. Recupera energía. Nuestro reloj biológico hace que, tras el almuerzo, tengamos una sensación de somnolencia y cansancio. Esto es debido a la suma del número de horas activas a contar desde el despertar matutino y a la digestión. Un sueño corto, en ese momento, nos ayudará a recuperar las energías consumidas.
  2. Aumenta la concentración y el rendimiento. Durante la mañana solemos estar más activos y con ganas de afrontar tareas, y esto es debido al reparador sueño de la noche. El cansancio acumulado durante esas horas hace que la tarde se nos haga cuesta arriba. Esa media hora de siesta, nos hará recuperar los niveles óptimos de concentración y rendimiento.
  3. Mejora la memoria. Estudios realizados confirman que, un descanso corto tras la comida, ayuda a retener datos y a afianzar otros nuevos. De ahí que la siesta sea recomendable tanto para personas ancianas, como para jóvenes estudiantes.
  4. Favorece un buen estado de ánimo. Hacer la siesta disminuye el estrés y fomenta la secreción de serotonina la “hormona de la felicidad”. Al despertar sentiremos una sensación de dicha y bienestar.
  5. Ayuda a los reflejos y el tiempo de reacción. El descanso a mitad de la jornada supone una consiguiente puesta en forma. Esto beneficia a todos, pero sobre todo, a quienes desempeñan actividades en las que el nivel de alerta es esencial, como los conductores por ejemplo.

Disfruta de una siesta siempre que puedas!!

 

Categorias:
Ocio · Salud
  • abril 23, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil