CÓMO LAVAR LAS CORTINAS Y VISILLOS

  • abril 10, 2018
  • ¡Me gusta!
como-lavar-las-cortinas-y-visillos

Las cortinas son un elemento esencial en la decoración de cualquier hogar. Gracias a ellas las habitaciones parecen vestidas y aportan el toque último de personalidad. De ahí la importancia de cuidar de su apariencia. Te contamos cómo lavar las cortinas y visillos.

Los tejidos aportan a la casa una sensación de confortabilidad y calidez. Además de su cometido decorativo, cortinas y visillos cumplen funciones tan importantes como mantener el calor y matizar luces.

Con el tiempo acaban acumulando polvo y olores, lo que afecta directamente al aspecto y ambiente de las estancias. Por ello, es aconsejable ocuparnos de su limpieza cada seis meses o al menos una vez al año. Debido a su tamaño, podemos pensar que es difícil lavarlas en casa. Sin embargo, esta es una tarea sencilla, que nos permitirá ahorrar en tintorerías y sólo tendremos que recurrir a estas en caso de tejidos o dimensiones muy especiales.

Cómo lavar las cortinas y visillos.

Antes de descolgar las cortinas para su lavado, es conveniente eliminar el polvo más superficial, su posición vertical nos ayudará. Utiliza la aspiradora pasándola por toda la superficie con una boquilla adecuada. En todo caso, esta puede ser una buena idea para su mantenimiento cotidiano y así retrasar el momento de lavarlas.

Lavado.

  1. Una vez las hayamos descolgado debemos retirar las argollas u otro tipo de enganches ya que estos podrían dañar la lavadora.
  2. Si las hemos adquirido en una tienda ya confeccionadas, suelen incorporar en su etiqueta las instrucciones de lavado. No hay que olvidar consultar los consejos del fabricante para mayor seguridad.
  3. Es preferible lavarlas solas, sin mezclar con otras prendas, para que estén más holgadas en la lavadora. Así evitaremos también que otros tejidos puedan teñirlas.
  4. Utilizaremos un detergente suave de los que son adecuados para prendas delicadas y no debemos excedernos en la cantidad.
  5. Un programa de lavado corto y en frío es el más aconsejable para evitar que encojan. En el caso de que hayan acumulado demasiada suciedad, pondremos una temperatura moderada de no más de 30º.
  6. Si presentan alguna mancha, es mejor darles un tratamiento con algún quitamanchas específico para ella, antes de meterlas en la lavadora.
  7. Si el electrodoméstico nos permite elegir las revoluciones del centrifugado optaremos por la opción más suave.

Secado.

  1. Si optamos por la secadora debemos escoger el programa para prendas delicadas con menos tiempo y temperatura. Se trata de eliminar el exceso de agua, ya que si las volvemos a colgar un poco húmedas, podemos ahorrarnos tener que plancharlas. Las arrugas desaparecerán con su propio peso.
  2. Otra opción es tenderlas al aire libre. Es mejor hacerlo en un espacio con sombra, para que la luz directa del sol no las destiña. Y colocarlas lo más extendidas posible para que no se arruguen.
  3. Ya que ésta es una tarea que no tenemos que repetir en muchas ocasiones, la época ideal para hacerla es el verano ya que se secarán enseguida.

 

Categorias:
Hogar
  • abril 10, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil