CONSERVAS DE PESCADO ¿ES SANO COMERLAS?

  • febrero 21, 2018
  • ¡Me gusta!
conservas-de-pescado-es-sano-comerlas

Conservas de pescado ¿es sano comerlas?. Muchas veces nos hacemos esta pregunta, ya que siempre es buen momento para abrir una y no suelen faltar en nuestra despensa. Están muy ricas, no necesitan preparación y son muy económicas.

El pescado es una estupenda fuente de nutrición de alto contenido en proteínas, sus grasas son insaturadas y aportan al organismo minerales y vitaminas. Los pescados azules como el atún, bonito y sardinas son ricos en ácidos grasos omega 3 que regulan los niveles de colesterol.

En la actualidad, dada la amplia gama de productos del mar en conserva, que tenemos a nuestra disposición, pueden ser una opción para incluir el pescado en nuestra dieta.

El pescado en conserva es un producto elaborado que ha sido esterilizado y envasado herméticamente. Este proceso no altera sus propiedades nutricionales, excepto quizá en la pérdida de algunas vitaminas, a causa de las temperaturas del cocinado. De ahí que no debamos pensar en ellas como sustitutos de los productos frescos, aunque su consumo es perfectamente saludable de vez en cuando.

A la hora de elegir los productos en conserva debemos atender a una serie de puntos y recomendaciones:

  1. Su cobertura. En aceite, en escabeche, al natural…, no todas son igual en cuanto a sus propiedades. Si optamos por conservas en aceite debemos asegurarnos de la calidad del mismo. El aceite de oliva es el más recomendable seguido del aceite de girasol, aunque estos aportan calorías al producto. Por el contrario, el aceite de coco y el de palma no son muy adecuados. En las conservas al natural la base es el propio líquido de su cocción. Aportan menos calorías que otras que suman salsas y otros aderezos.
  2. Contenido en sal. No es recomendable el abuso de productos enlatados para aquellas personas que sufren dolencias como la hipertensión, dado su contenido en sal. Eso sí, existen marcas que comercializan sus productos con la variante de “bajo en sal”.
  3. Envases. Respecto a los productos enlatados rechaza los que presenten oxidación, abolladuras, golpes o estén abombados. Son siempre más seguros los envases de cristal.
  4. Almacenamiento. Busca un lugar fresco y seco para almacenar las conservas, lejos de fuentes de calor.
  5. Uso. Una vez abierta consume el producto lo antes posible. Guarda el sobrante en un recipiente de cristal y conserva en el frigorífico no más de 2 o 3 días.

Disfruta de las ventajas de las conservas sin abusar.

 

Etiquetas:
· ·
Categorias:
Cocina · Hogar · Salud
  • febrero 21, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil