CÓMO AGRANDAR UNA PRENDA DE LANA ENCOGIDA

  • febrero 2, 2018
  • ¡Me gusta!
como-agrandar-una-prenda-de-lana-encogida

Algunos tipos de tejido pueden sufrir un encogimiento de sus fibras, por efecto de un lavado incorrecto o una forma de secado inadecuada. El uso de la lavadora y el efecto de la temperatura suelen ser la causa, pero puede tener solución. Te contamos cómo agrandar una prenda de lana encogida.

A veces, cometemos el error de no observar las instrucciones de lavado, que encontramos en las etiquetas de nuestras prendas. Aunque la mayoría de tejidos admiten cualquier forma de limpieza, otros necesitan especiales cuidados. Estos suelen ser los más delicados, con fibras naturales que además son los de precio más elevado.

Normalmente es la lana la que suele sufrir este tipo de accidentes, pero también puede ocurrir con sedas y algodones naturales. Antes de lavar una prenda por primera vez, no debes olvidar nunca informarte de cómo tienes que hacerlo.

Para agrandar una prenda que ha encogido seguiremos los siguientes consejos:

  1. Prepara una mezcla de mascarilla para el pelo y suavizante para la ropa, y dilúyela en agua templada. Las proporciones serán de una cucharada colmada de mascarilla y medio tapón de suavizante por cada litro de agua. Debe quedar totalmente disuelta, usa unas varillas o las manos para deshacer los grumos.
  2. Calcula la cantidad teniendo en cuenta que la prenda debe quedar sumergida. Para obtener un buen resultado el agua no debe estar fría, ni demasiado caliente. Puedes usar también acondicionador de pelo, pero si es más denso mejor actuará. Otra opción es sustituir el suavizante por vinagre, aunque la fragancia que adquiere el tejido no será la misma.
  3. Necesitarás un barreño o recipiente donde quepa bien la pieza a estirar. Mantenla en remojo en la solución anterior, entre 30 y 40 minutos. Cuanto mas gruesa sea la prenda más tiempo conviene dejarla.
  4. Saca la prenda y escurre bien, vuelve a meterla y repite esta operación varias veces. Por último enjuaga y retira el exceso de líquido sin escurrir totalmente.
  5. Sobre una toalla de buen tamaño extiende la prenda húmeda y manipula ésta hasta que tenga la anchura, longitud y forma deseada. Ayúdate de una cinta métrica para que las dimensiones se ajusten a tu gusto. Debes ir fijando la prenda a la toalla usando alfileres de costura o pinzas de la ropa. Finalmente tapa con otra toalla.
  6. Deja secar extendida sobre una superficie plana. Ten paciencia ya que tardará en estar seca y no la expongas nunca al sol. Para evitar que coja olor a humedad retira las toallas cuando esté a punto de secarse totalmente.

Puede ser que debas repetir el proceso varias veces si la prenda encogió demasiado, ya que forzar el tejido en exceso de una vez, podría dañar las fibras.

 

Venta de fotografía creado por Yanalya – Freepik.com

Categorias:
Hogar
  • febrero 2, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil