CÓMO HABLAR CON TU HIJO ADOLESCENTE

  • febrero 1, 2018
  • ¡Me gusta!
cómo-hablar-con-tu-hijo-adolescente

La adolescencia es un período de intenso desarrollo, físico, moral e intelectual. Es una etapa explosiva y confusa para muchas familias. El diálogo con el adolescente nunca es fácil, pero hay que intentarlo para ayudarles a madurar y a convertirse en los adultos que serán en el futuro. Te damos unas pautas para saber cómo hablar con tu hijo adolescente.

No sé en que momento pasó. Apenas sin darme cuenta, un día miré a mi hijo y ya no lo entendía. Hablábamos idiomas diferentes. He puesto en práctica estos consejos y hoy me va mucho mejor.

1. Crea momentos adecuados para el diálogo

Trata de que haya un buen ambiente en el hogar, pero será él quien decida cuándo quiere o necesita hablar. Para ese momento debes estar preparado. No vale decir ” ahora no, que estoy ocupado”.

2. La base de toda comunicación es la confianza

Si tu hijo te hace una confidencia, con la que no estás de acuerdo, de esas que no entiendes y lo castigas severamente, seguramente sea la última vez que se sincere contigo. Si no confiamos en nuestros hijos, si no les damos confianza, porque nos resulta difícil o nos parece arriesgado, nos quedaremos sin saber lo que verdaderamente les pasa.

3. Confirma

Confirma con él que lo has entendido bien.“A ver si lo entendí bien. ¿Estás diciendo que…?”. Y luego haz preguntas como: “¿Por qué piensas así? ¿Qué te hizo llegar a esa conclusión?”. Anímalo a expresar su postura.  

4. Escucha

Escuchar significa entender, y ser capaz de ponerte en su lugar. Debes prestar atención a lo que está hablando, en vez de pensar en lo siguiente que le vas a decir antes de que se te olvide. Demuéstrale que eres capaz de respetar su opinión aunque no la compartas totalmente.

5. Trata de recordar cuando tenías su edad

Tengo un marido que me hace recordar constantemente mi época adolescente. Dice que los padres perdemos la memoria. No es que la perdamos, es que no queremos recordar. Intentamos evitarles a nuestros hijos vivencias que en su momento nos parecían de lo más normal, y que ahora, desde la perspectiva de un adulto, ves peligrosas, arriesgadas, absurdas… Nadie aprende en cabeza ajena. Hay que entenderlo y, salvo que se vaya a romper la crisma, permitirlo.

A pesar de ciertos prejuicios que tienen algunos adultos sobre ellos, los adolescentes son enérgicos, considerados, idealistas y tienen un gran interés por lo justo y correcto, aunque sea difícil que te lo cuenten.

Con el tiempo, cuando tu hijo se convierta en un joven independiente, responsable y comunicativo, entenderás que ha merecido la pena, y será un motivo de alegría y orgullo para todos. Estoy segura!!

Etiquetas:
·
Categorias:
Curiosidades · Hogar
  • febrero 1, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil