CÓMO LIMPIAR LOS ELECTRODOMÉSTICOS DE ACERO

  • diciembre 13, 2017
  • ¡Me gusta!
como-limpiar-los-electrodomesticos-de-acero

Los electrodomésticos y complementos de acero inoxidable están muy de moda y proporcionan a la cocina una decoración moderna, de diseño y además dan sensación de higiene. Te contamos cómo limpiar los electrodomésticos de acero.

Aunque el acero inoxidable es muy resistente al desgaste, con el uso va perdiendo lustre. Es inevitable además, que vayan quedando marcas y huellas de los dedos que en este material son muy visibles.

Para mantener los electrodomésticos, fregaderos y otros utensilios de acero inoxidable limpios y brillantes sigue los siguientes pasos:

  1. Elimina restos de suciedad y grasa. Prepara una solución de agua y lavavajillas, ponla en un bote con espray y rocía por la superficie a limpiar. También puedes usar agua y vinagre blanco. Frota el producto con un paño de microfibras húmedo siempre en la dirección de la veta. Si lo observas de cerca verás que se distinguen una rayitas en el acero, esa es la dirección que debes seguir.
  2. Aclara. Pasa el trapo bien enjuagado con abundante agua para eliminar los restos de jabón. Si es necesario repite esta operación.
  3. Seca. Es importante que el acero quede bien seco ya que los restos de agua pueden dejar marcas. Utiliza para ello un paño de microfibras seco.
  4. Abrillanta. Impregna un algodón con aceite de oliva o cualquier producto aceitoso como el hidratante para bebes. Aplícalo por toda la superficie. Seguidamente elimina el exceso con papel absorbente de cocina y recuerda hacerlo siempre en la misma dirección. El aceite creará una película protectora que contribuirá a prevenir las manchas y la corrosión.
  5. Fregaderos de acero inoxidable. Para que estén siempre impecables debes secarlos muy bien después de su uso, para evitar las manchas de cal.

Es importante tener claro lo que nunca se debe hacer:

  • No frotes la superficie de acero inoxidable haciendo círculos, esto puede provocar rayones. Limpia siempre en una misma dirección siguiendo la línea de la veta.
  • No utilices productos abrasivos como la lejía, ni otros que contengan cloro ya que estos matan el brillo del acero.
  • Limpia con frecuencia y no dejes la grasa y suciedad durante mucho tiempo. Y procura mantenerlos siempre secos.
  • No uses estropajos metálicos o de fibras fuertes ya que pueden provocar daños.
Categorias:
Cocina · Hogar
  • diciembre 13, 2017
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil