CÓMO LIMPIAR UNA CHAQUETA DE CUERO

  • marzo 18, 2018
  • ¡Me gusta!
como-limpiar-una-chaqueta-de-cuero

La chaqueta de cuero es uno de los imprescindibles en nuestro armario. Esta prenda elegante y a la vez desenfadada, combina con todo y es cómoda como una segunda piel. Por ello requiere cuidados especiales. Te contamos cómo limpiar una chaqueta de cuero.

El cuero admite una gran variedad de diseños en la confección, desde el más usual como una chaqueta, hasta vestidos, pantalones, abrigos, etc. No pasa de moda y es una opción segura para la mayoría de ocasiones. La ropa de piel auténtica puede durarnos mucho tiempo si la mimamos como es debido.

El proceso de limpiar el cuero requiere un esfuerzo mayor que el de meter la ropa en la lavadora, pero puede limitarse a una vez por temporada.

Limpieza del interior de la chaqueta.

  1. Aspiradora. Coloca la chaqueta del revés y ponla en una percha. Seguidamente, pasa la aspiradora por toda la superficie insistiendo en las costuras y los bolsillos interiores.
  2. Exceso de suciedad. Si el forro está muy sucio habrá que lavarlo cuidadosamente. Prepara una solución de agua tibia con un poco de detergente suave para ropa delicada, sin pasarte mucho con la cantidad. Con una esponja escurrida frota con ella el forro, insistiendo en posibles manchas. Después enjuaga con otra, sólo con agua, debes procurar que no se moje demasiado la piel del exterior. Una vez terminado, retira con una toalla seca toda la humedad posible. Finalmente, tiéndela al revés, en una percha y al aire libre hasta que se seque completamente.
  3. Olores. Ya limpio el interior, para protegerlo de posibles malos olores, puedes rociarlo con un ambientador de ropa del que venden en el mercado. También con una colonia suave que te guste, utilizando siempre un aerosol fino.

Limpieza del exterior de la chaqueta.

  1. Gel de ducha. Para darle un cuidado como si de nuestra propia piel se tratase, diluye una pequeña cantidad de gel en agua tibia. Impregna un paño o esponja y escurre hasta dejarlo simplemente húmedo, pasa por toda la chaqueta sin frotar, con el fin de no dañarla. Es preferible pasar varias veces de forma suave a restregar con fuerza. Después enjuaga con un paño humedecido con agua. Seca con una toalla y déjala fuera del armario hasta que se haya evaporado toda la humedad.
  2. Manchas. Si cae una mancha sobre el cuero, éste tenderá a absorberla por lo que es conveniente limpiarla lo antes posible y no dejar que se seque. Para ello podemos utilizar varios productos como el talco, tiza molida o harina fina. Coloca el producto elegido sobre la macha directamente y deja secar cuanto más tiempo mejor. Luego retíralo con un cepillo de cerdas muy suaves.
  3. Brillo. Para finalizar, recupera y protege el brillo de tu prenda de cuero, aplicando sobre ella una crema hidratante de tu gusto. Puede ser un body milk o una sencilla crema de manos. Extiende la crema por toda la superficie y retira con un paño seco el posible exceso de producto. No solo mantendrá su brillo natural, además la piel quedará hidratada evitando así que pueda cuartearse.

 

Categorias:
Hogar
  • marzo 18, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil