CÓMO LIMPIAR TU MICROONDAS POR DENTRO FÁCILMENTE

  • enero 7, 2018
  • ¡Me gusta!
cómo-limpiar-tu-microondas-fácilmente

El microondas es uno de los electrodomésticos más usados de la casa y de los que más se ensucian. Sobre todo las paredes internas, donde se acumula la suciedad a causa de las salpicaduras de algunos alimentos al calentarse. Existen métodos rápidos y fáciles para que la zona interior quede limpia. Así que te damos unos consejos sobre cómo limpiar tu microondas por dentro fácilmente.

Con limón

Corta un limón a la mitad. Pon ambas mitades boca abajo, en el plato del microondas, con 1 cucharada de agua.

Lo ponemos a máxima potencia durante 2 minutos, hasta dejar que se empañe el interior del aparato con el vapor que se va generando.

Sabremos que ya está listo cuando veamos húmedo el cristal del microondas. Abrimos la puerta, y con cuidado de no quemarnos, retiramos el plato con un guante o un trapo.

El vapor consigue ablandar la suciedad. Sólo tendremos que pasar una bayeta o un paño de cocina por todo el interior y veremos como queda limpio. Gracias al limón, el microondas queda aromatizado y fresco de una forma natural.

Con vinagre

No deja un aroma tan agradable como el limón, pero es el desinfectante natural por excelencia.

Vertemos una cuchara sopera de vinagre blanco en un bol de cristal, sobre unos 300 ml de agua, y lo introducimos en el microondas. Programamos al máximo durante unos 3-5 minutos. Abrimos y retiramos con cuidado el bol. Solo queda limpiar el interior del microondas con un paño o papel de secar.

Si te preocupa el olor del vinagre no temas, porque se quitará cuando se seque.

Con lavavajillas

Pon dentro del microondas, al máximo de potencia  y durante 1 minuto, un tazón de agua con una cucharada de jabón para lavavajillas. Abre la puerta y saca el recipiente, con mucho cuidado de no quemarte.

Humedece con este agua la esponja con la que limpiarás el interior del microondas. Seca con un paño o papel de cocina.

Consejos

  • Lo ideal sería limpiar el aparato después de cada uso, pasando una bayeta.
  • Intenta cubrir los alimentos con tapaderas adecuadas para ellos.
  • Cuando se vierte algo dentro, procura limpiarlo al momento para evitar que se quede reseco.
  • Cuando limpies el microondas, deja la puerta abierta un rato para facilitar el secado y la ventilación.
  • No olvides apurar bien la limpieza en los rincones y debajo del plato, que es donde se acumula más suciedad.
Etiquetas:
·
Categorias:
Cocina · Hogar
  • enero 7, 2018
  • ¡Me gusta!

Los comentarios están cerrados

La Útil